domingo, 20 de mayo de 2012

Beteta : Un funcionario genovés con 9 trienios de probada lealtad


Beteta jurando uno de sus múltiples cargos públicos retribuidos
El actual Secretario de Estado de Administraciones Publicas, Antonio Germán Beteta Barrera desde que vino al mundo un 28 de mayo de 1955 en Madrid, finalizó sus estudios de Derecho con los jesuitas en la Universidad de Deusto (Derecho) y se colocó o colocaron en el ya desaparecido Banco de Crédito Local lleva 29 años viendo el mundo desde la parte trasera de un coche oficial.

El número de cargos electos y/o de designación que acumula en su curriculum son sencillamente aparatosos donde los haya. Desde Mayo de 1983 está dedicado en cuerpo, alma y nomina a la causa retribuida genovesa: Diputado regional, Portavoz de los Genoveses, senador territorial, Consejero multiuso en los Gobiernos de Ruiz Gallardón y la Sra. Condesa Aguirre y Alto Cargo con los gobiernos de Aznar y Mariano.

Durante estos 29 años ha estado metido en todos los fregados en los que genoveses matritenses han estado metidos. Desde sus acaroladas intervenciones como Portavoz genovés en la Comisión de Investigación del Caso Tamayo & Sáez pasando por su defensa apasionada contra la subida del IVA que puso en marcha su amada ama hasta defender exactamente lo contrario - subida del IVA- en el Gobierno de Mariano, todo vale para Beteta. A la mínima de cambio le sale su instinto ultra genovés y defiende con entusiasmo a organizaciones reaccionarias como hazteoir.org o a los policías que se sobrepasaron contra los manifestantes contrarios a las ayudas públicas que la Sra. Aguirre concedió a los peregrinos que tomaron la ciudad de Madrid con motivo de la visita de Benedicto XVI.

En estos últimos días, además, se ha descubierto que su paso por la Consejería de Hacienda de la Sra. Condesa ha sido todo un fiasco pasando por ser un experto en ocultar las cifras reales del déficit. Visto lo visto, provoca sonrojo recordar ahora sus constantes broncas a las CCAA como Secretario de Estado de Mariano por el déficit acumulado. Mayor cinismo político no es fácil de exhibir.

Y sorprende aún más esas constantes reprimendas a los empleados públicos por tomar café durante el tiempo legal establecido para hacerlo. Sobre todo viniendo de alguien que no para de asistir con su vehículo oficial a todo tipo de desayunos informativos, eventos sociales y de partido que suelen coincidir con su jornada laboral retribuida como Alto Cargo.

Así es Beteta y vista su trayectoria hay que sospechar que no está en su animo ni en su código ético conjugar el verbo dimitir. Son ya muchos años viendo el mundo desde la parte trasera de un coche oficial como para ganarse la vida en el desaparecido Banco de Crédito Local.

1 comentario:

Óscar Pardo de la Salud. dijo...

Personas como estas qué saben de la vida real. La percepción te cambia por narices.
Es preocupante en manos de quién estamos.
Un saludo genoveses.