sábado, 15 de agosto de 2015

Cristina Cifuentes y las Páginas Amarillas genovesas

Páginas amarillas ( detalle )
Desde que se van conociendo los detalles, los personajes y la telaraña que rodea la “Operación Púnica”, Cristina Cifuentes Cuencas, ex Presidenta del Comité de Derechos y Garantías del PP durante los últimos 7 años, sustituida el pasado 27 de julio por la telonera y alcaldesa de Pozuelo, Susana Pérez Quislant, no sabe muy bien por donde salir a la vista de las informaciones que la vinculan con personajes claves de este caso corrupción que ha tomado el relevo natural al Caso Gürtel.

Y es que Cifuentes, también Presidenta de la Comunidad de Madrid desde el pasado 25 de junio, tiene la extraña virtud desde muy joven de verse envuelta en situaciones que una mayoría de humanos ni siquiera se podría imaginar que han existido y/o existen. En realidad, dependiendo como se quieran ver las cosas, no ha hecho ni más ni menos que abrazarse a personajes y situaciones con los que se ha ido cruzando a lo largo de su dilatada carrera de cargo público y orgánico en el PP para ir tomando impulso hasta dar pleno sentido al famoso Principio de Laurence J. Peter que en resumen resumido viene a sostener con la razón de todo aquel que sabe sobre lo que está escribiendo que “en una jerarquía, todo empleado tiende a ascender hasta su nivel de incompetencia”.

Desde los www.losgenoveses.net llevamos años intentando explicar a nuestros lectores con datos contantes y sonantes que Cristina Cifuentes y sus circunstancias, sin quitarle méritos que alguno también tiene, no es ni mucho menos la que intenta parecer y que en realidad su imagen cual holograma depende del plató y del publico con papeleta a quien se dirige.

Un día como es notorio se levanta temprano vestida de republicana de salón para al medio día cambiar su vestimenta por un traje a la medida de cortesana monárquica de sonrisa y conversación basada en lugares comunes.

Con esa misma facilidad, es capaz sin inmutarse que a lo largo de una entrevista se autoproclame laica compulsiva para tres minutos más tarde pregonar las ventajas que para ella ha tenido matricular a sus hijos en un colegio ultra católico, apostólico y romano que, entre otras características, presume de clasificar, agrupar, apiñar y amontonar a los niños en función de su sexo.

Y es esta doble personalidad la que ha ido acompañando a Cristina desde su mas temprana edad cuando un día a sus recién cumplidos 18 años decidió afiliarse a las Nuevas Generaciones de Alianza Popular, hoy Partido Popular.

Sin animo exhaustivo, con todos vosotros a lo largo de estos años, hemos ido repasando los numerosos episodios, charcos, incidentes, sucesos y cenagales  en los que se ha ido metiendo nuestra genovesa de referencia. Aquí los podéis consultar.

Pero ha sido al rebufo de su candidatura a Presidenta de la CAM y su posterior elección gracias al apoyo expreso de Albert Rivera y sus comercialesen la Asamblea de Madrid, cuando hemos ido conociendo, divulgando, promocionando y siempre saludando, informaciones sobre episodios desconocidos cuyo epicentro se localizaba en el entorno directo e intransferible de @Ccifuentes. Vayamos por partes para no perdernos. Así que dejamos la calderilla y menudencias para céntranos en estos 3 enigmas sin resolver sobre los que estamos convencidos sus esclarecimiento está al caer:

1. Funcionaria Grupo A. A pesar de los datos contrastados y contrastables que dicen lo que dicen, continúa sin explicar si cumplió con la legislación para acceder a su condición de funcionaria de la Universidad Complutense de Madrid (UCM ) presidiendo el Tribunal de Oposiciones, por entonces Dionisio Ramos, su amigo , compañero, compinche, colega, amigote y compadre desde que sus vidas se cruzaran en los años ochenta.

2. Marido mileurista. A pesar de los datos contrastados y contrastables que dicen lo que dicen, continúa sin explicar si la contratación de Francisco Javier Aguilar Viyuela su marido, cónyuge, consorte y esposo como arquitecto para codirigir la construcción de una macro residencia estudiantes en la UCM, cuyo promotor es Dionisio Ramos, tiene algo que ver con las circunstancias del apartado anterior y si se han cumplido todas y cada una de las normas de aplicación para este tipo de concesiones públicas.

3. Cuñada opositora. A pesar de los datos contrastados y contrastables que dicen lo que dicen, continúa sin explicar las razones que la llevaron a ocultar a los miembros del Tribunal de Oposiciones que ella misma presidía que la que hoy es felizmente su cuñada era una de las opositoras que logró una de las plazas convocadas para trabajar en la Asamblea de Madrid.

4. Operación Púnica. Y por último, aunque somos conscientes que con Cifuentes es difícil poner puertas al campo,  continúa como gallina sin cabeza explicando alocadamente sin lógica alguna, a pesar de los datos contrastados y contrastables que dicen lo que dicen, sus relaciones con la cúpula de la trama Púnica.

Y es que si hacemos “la cuenta de la vieja” y sin entrar en detalles por el momento innecesarios hasta que si lo sean, Cristina Cifuentes Cuencas es de las genovesas que puede “presumir” de tener una edición personalizada de paginas amarillas repleta de imputados, procesados y asimilados con los que se ha ido cruzando a los largo y ancho de sus 25 años ocupando cargos públicos.

Así por ejemplo, se ha publicado que su nombre, apellidos y móvil figuraban en las agendas de los cabecillas de la trama Gürtel, sección Madrid; ha compartido durante años mesa y responsabilidades en las Ejecutivas del PP en los que Francisco Granados era su Secretario General; ha nombrado para su entorno más próximo a genoveses claramente relacionados con los cabecillas gurtelianos;  ha ido fotografiándose, promocionando y paseando por las redes sociales el nombre de Rodrigo Rato como el mejor Presidente de Caja Madrid y finalmente, ha mantenido una cordial e intensa relación, al menos, en Twitter con el principal conseguidor de la trama Púnica, Alejandro de Pedro y con otros muchos imputados de postín con los que comparte militancia, confidencias, incluso algún que otro desencuentro.

Y es que, mire por donde se mire, ella siempre ha estado en medio, al lado, detrás, de frente, encima o debajo de todos los asuntillos que han convertido al PP de Madrid en un pozo de podredumbre en estado de descomposición. Y todo ello, justo es admitirlo, sin que aún se sepa el alcance real de lo que ya se adivina que han adivinado en el Juzgado Central de Instrucción nº 6 de la Audiencia Nacional, la Fiscalía Anticorrupción y en la Unidad Central de Operaciones de la Guardia Civil.